HOME » Diálogo Interreligioso

Goldman, Marcó y Abboud firmaron junto a líderes religiosos Declaración contra la Esclavitud Moderna

Buenos Aires, 17 de noviembre de 2017 (AICA). Líderes religiosos católicos, judíos, musulmanes, ortodoxos, sikhs, budistas, evangélicos y anglicanos suscribieron la Declaración Conjunta contra la Esclavitud Moderna, en el marco de una ceremonia realizada el 16 de noviembre en el Predio Ferial de Buenos Aires. El documento fue suscripto por el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea, y los presidentes del Instituto de Diálogo Interreligioso (IDI), entre otros. El Padre Guillermo Marcó fue el anfitrión del evento.

Líderes religiosos católicos, judíos, musulmanes, ortodoxos, sikhs, budistas, evangélicos y anglicanos suscribieron la Declaración Conjunta contra la Esclavitud Moderna, en el marco de una ceremonia realizada el 16 de noviembre en el Predio Ferial de Buenos Aires. 

El documento fue rubricado por iniciativa de la Fundación “Walk Free” y de la “Global Freedom Network”, en el marco de la IV Conferencia Mundial sobre erradicación sostenida del Trabajo Infantil, organizada por el Ministerio de Trabajo de la Nación. 

El presbítero Guillermo Marcó, copresidente del Instituto de Diálogo Interreligioso (IDI), auspició de anfitrión y destacó que por primera vez una ceremonia de la “Global Freedom Network” se realice en América. 

Asimismo, recordó que la Declaración fue firmada por primera vez en 2014 en Vaticano por el papa Francisco, el reverendo Justin Wellby, arzobispo de Canterbury y otros líderes religiosos. 

“Este fue el primer paso en un proceso para crear una red interreligiosa para luchar contra la esclavitud moderna, y hoy, estamos dando el siguiente paso, uniéndonos a líderes religiosos en India, Australia e Indonesia”, agregó. 

El sacerdote argentino sostuvo que la firma de la declaración universal tiene como objetivo “subrayar su compromiso conjunto para inspirar acción espiritual y práctica por las diversas fes mundiales y las personas de buena voluntad alrededor del mundo, para así erradicar la esclavitud moderna”. 

“La esclavitud moderna es un tema que afecta a cada país y fe alrededor del mundo. De hecho, trasciende nuestras creencias individuales y es un problema que afecta la raíz de la dignidad humana”, alertó, y agregó: “La esclavitud moderna es la privación sistemática de la libertad de una persona con el propósito te la explotación personal o comercial”. 

“De acuerdo con los datos más recientes publicados por la Walk Free Foundation y la Organización Internacional del Trabajo, más de 40 millones de personas alrededor del mundo viven actualmente en condiciones de esclavitud. Estas son personas que han sido privadas de su libertad y están siendo explotadas por una ganancia comercial o persona. De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo, el trabajo forzoso genera cerca de 150 billones de dólares”, precisó. 

El padre Marcó señaló que “uno de los factores más atroces alrededor de la esclavitud es que algunas culturas o individuos han usado diversas interpretaciones religiosas o de fe para justificar la esclavitud”. 

“La Global Freedom Network une a las principales denominaciones de fe del mundo en una demostración sin precedente para probar que no hay ninguna justificación en ningún credo o texto sagrado que apruebe este flagelo”, concluyó, e invitó a ver un video acerca de esta organización y su impacto. 

En tanto, el secretario de Culto de la Nación, Santiago de Estrada, advirtió que no se pueden “ignorar que una de las mayores razones por las que se esclaviza a las personas es la pobreza, que permite aprovecharse de la vulnerabilidad de quienes se ven sometidos a una verdadera compraventa o a presiones que limitan o eliminan su capacidad de resistencia”. 

“Por ello, la erradicación de la pobreza es para nosotros una verdadera política de Estado, para la cual pedimos el apoyo de todos los sectores de la comunidad”, sostuvo. 

Tras las exposiciones de Andrew Forrest, fundador de “Global Freedom Network” y monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de las academias pontificias de las Ciencias y de las Ciencias Sociales, el padre Marcó invitó a los referentes religiosos a subir al estrado para firmar la declaración. 

Además de los presidentes del IDI, el presbítero Marcó, el rabino Daniel Goldman y el referente islámico Omar Abboud, suscribió la declaración monseñor Oscar Vicente Ojea, Obispo de San Isidro y recientemente nombrado presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, quien remarcó que este gesto era el primer acto concreto que realizaba ostentando este cargo. El documento fue suscripto también por el gran rabino Isaac Sacca, de la Comunidad Sefaradi de la Argentina; el gran rabino Gabriel Davidovich, de la mutual judía AMIA; el sheij Abdelnaby Elfhefnawy, imam de todos los musulmanes de la Argentina; y monseñor Kissag Mouradian, arzobispo para la Argentina y Chile de la Iglesia Ortodoxa Armenia. 

También lo hicieron monseñor Tarasios, arzobispo de la Iglesia Griega Ortodoxa en Argentina y Exarca para Sudamérica; el pastor Jorge Gómez, director general de Asociación de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera); el pastor Daniel Favaro, secretario general de la Iglesia Metodista Evangélica Argentina; Angraj Singh, líder religioso de la Comunidad Sikh de la Argentina, y el reverendo Michael Wilkie, en representación del Obispo Primado de la Provincia de América del Sur de la Iglesia Anglicana. 

Asistieron a la ceremonia, además de Santiago De Estrada, el subsecretario de Culto de la Nación, Alfredo Abriani; el ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca; el secretario de Minería, Daniel Melián, entre otros funcionarios. También estuvo presente Alika Kinan, quien a los 16 años fue víctima de trata de personas para explotación sexual y hoy es considerada una referente en la lucha contra esta esclavitud moderna.