HOME » Noticias

Francisco apunta a la oración como clave por la paz: "Nos ayuda a desarrollar el respeto mutuo como personas"

El Papa manda una carta a un encuentro interreligioso en Japón: "Fortalece los lazos de amor entre nosotros y nos impulsa a promover las relaciones justas".

Otra llamada más del Papa Francisco a que las religiones del mundo recen y trabajen juntos por la paz. Esta vez en el contexto de una misiva que el pontífice ha mandado a un Encuentro de Oración interreligioso en el Monte Hiei, en Kioto, Japón, a los participantes del cual ha instado a seguir fomentando el "espíritu de diálogo y amistad".

 

"Me complace enviar mis saludos cordiales a ustedes y a los representantes distinguidos de las diferentes tradiciones religiosas", escribió en su carta el obispo de Roma, la cual fue entregada y leída a los participantes del evento por el cardenal John Tong Hon, obispo emérito de Hong Kong.

 

La carta del Papa iba dirigida al venerable Koei Morikawa, el sumo sacerdote de la denominación budista Tendai, con quien el Papa Francisco se reunió en audiencia privada en el Vaticano el 16 de septiembre 2016.

 

Morikawa, de 92 años, se convirtió en 2015 en el 257 sumo sacerdote del budismo tendai, una tradición religiosa afincada en Japón que cuenta con más de 1.200 años de historia.

 

"Esta cumbre religiosa anual contribuye de una manera especial a la construcción de aquel espíritu de diálogo y amistad que permite a los seguidores de las religiones del mundo trabajar juntos para abrir nuevos caminos por la paz en nuestra familia humana", expresó el Papa.

 

Francisco también afirmó en su carta que la oración "inspira y sostiene nuestros esfuerzos por la paz, ya que nos ayuda a desarrollar nuestro respeto mutuo como personas, fortalece los lazos de amor entre nosotros, y nos impulsa a hacer esfuerzos decisivos dirigidos a promover las relaciones justas y la solidaridad fraternal". 

 

El encuentro de oración en el Monte Hiei al que el Papa se ha dirigido de esta forma se clausurará el 6 de agosto, en conmemoración del bombardeo atómico sobre Hiroshima en 1945.